El tratamiento del glaucoma crónico

0
174

El glaucoma, que según recientes estudios científicos afecta a más de 55 millones de personas en todo el mundo y es una de las principales causas de discapacidad visual, es una enfermedad ocular crónica y degenerativa que daña de forma gradual, lenta y grave el nervio óptico provocando peligrosas alteraciones en la percepción del campo visual. El Prof. Stefano Miglior, Presidente de la Asociación Italiana para el Estudio del Glaucoma (AISG), ilustra las últimas fronteras en el tratamiento de esta enfermedad degenerativa.

por Roberta Imbimbo

Prof. Miglior, ¿qué es el glaucoma crónico?

El glaucoma crónico es una enfermedad degenerativa del nervio óptico, de curso lento y progresivo, generalmente asociada a un aumento de la presión ocular. Si no se trata con prontitud y eficacia, la degeneración progresiva del nervio óptico provoca una disminución inexorable e irreversible de la extensión del campo visual, llegando a producir ceguera más o menos total en los casos más graves y desatendidos.

¿Con qué síntomas se manifiesta?

El glaucoma crónico es una enfermedad que desgraciadamente evoluciona sin síntomas. Sólo en las fases avanzadas, cuando el campo visual está muy reducido, el paciente percibe que tiene alteraciones visuales. Por ello, el diagnóstico precoz es de fundamental importancia, ya que permite detectar la enfermedad a tiempo, cuando las lesiones del nervio óptico aún son mínimas y el campo visual y la visión no se han comprometido por completo, y por tanto, cuando aún es posible manejarla adecuada y eficazmente, evitando la aparición progresiva de síntomas.  Es aconsejable someterse a revisiones oftalmológicas periódicas (al menos una vez al año a partir de los 40 años y en pacientes con antecedentes familiares).

¿Cómo se trata el glaucoma crónico hoy en día?

El diagnóstico de Glaucoma Crónico no puede prescindir del inicio de un tratamiento destinado a reducir los niveles de presión intraocular. Hoy en día, un gran número de pacientes pueden ser tratados eficazmente con ayudas farmacológicas especiales. Sin embargo, cuando el tratamiento médico local deja de ser eficaz para reducir la presión intraocular y/o detener la progresión de la enfermedad, se puede recurrir a procedimientos con láser, que suelen ser eficaces pero no definitivos. En los ojos que no responden adecuadamente al tratamiento médico local ni al láser, o en presencia de un empeoramiento imparable del campo visual, se recurre necesariamente a la cirugía para conseguir una reducción drástica de la presión intraocular. Hoy en día existen varias técnicas quirúrgicas, más o menos invasivas pero todas muy prometedoras y seguras, cuyo objetivo es detener la progresión de la enfermedad creando una vía adicional para la salida del humor acuoso.

Usted es Presidente de la Asociación Italiana para el Estudio del Glaucoma: ¿cuáles son los objetivos de la sociedad?

Fundada en 1984, la AISG tiene como objetivo difundir los conocimientos científicos sobre el glaucoma (estudiando sus causas, por supuesto), estimular la investigación científica y clínica en Italia, descubrir nuevas terapias revolucionarias, perfeccionar las técnicas quirúrgicas para hacerlas cada vez más mínimamente invasivas y seguras, pero sobre todo mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por esta enfermedad tan discapacitante.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here